La organización de la pastoral catequética en la Iglesia particular

El servicio diocesano de la catequesis. La organización de la pastoral catequética en la Iglesia particular. Organización y ejercicio de las responsabilidades.

El Oficio Catequístico Diocesano en el Directorio Catequístico General de 1971

El Directorio Catequístico General de 1971 en el quinto capítulo trata la organización de la catequesis y prevé que la organización de la pastoral catequística diocesana ha de comprender estructuras con los objetivos de promover las actividades catequísticas y colaborar con las otras iniciativas en el ministerio de la Palabra. (Cfr.DCG 125)

Para este fin, con el decreto “Provido Sane[1], se constituyó el Oficio Catequístico Diocesano con el objeto de presidir toda la organización catequística. Este oficio de­be estar constituido por un grupo de personas verdaderamente expertas en la materia. La amplitud y la diversidad de las cues­tiones en que debe interesarse el Oficio Catequístico, exigen que las responsabilidades sean repartidas entre muchas personas com­petentes. El Oficio Catequístico Diocesano debe también promover y guiar el trabajo parroquial y el de organizaciones como el de los movimientos que constituyen las células de base de la acción catequística y debe trabajar en la  coordinación de la pastoral catequística con el conjunto de la acción pastoral. Este oficio ha de formar parte de la Curia, es por tanto el órgano por medio del cual el Obispo, cabeza de la co­munidad y maestro de la doctrina, dirige y modera todas las ac­tividades catequísticas. Ninguna Diócesis puede carecer del Oficio Catequístico. (Cfr. DCG 126).

El Secretariado Diocesano de Catequesis en el Directorio General para la Catequesis de 1997

El Directorio General para la Catequesis de 1997 dedica toda la quinta parte al tema de la catequesis en la Iglesia Particular. En los números 215 al 285. Después de tratar el tema del ministerio catequético, sus agentes y su formación, pasando por  los “lugares” donde, de hecho, se realiza la catequesis, el documento aborda el análisis de los aspectos organizativos, o sea sobre los organismos responsables, la coordinación de la catequesis y algunas tareas propias de este servicio.

Al respecto de la organización de la pastoral catequética en la iglesia particular toca la temática del servicio diocesano de la catequesis y dice textualmente:

La organización de la pastoral catequética tiene como punto de referencia el obispo y la diócesis. El Secretariado diocesano de catequesis (Officium Catecheticum) es “un instrumento que emplea el obispo, cabeza de la comunidad y maestro de la doctrina, para dirigir y orientar todas las actividades catequéticas de la diócesis” (DGC 265)

Entre las tareas principales del Secretariado diocesano de catequesis el directorio enumera las siguientes:

a.      Hacer un análisis de la situación[2] diocesana a cerca de la educación de la fe. En él se deberán precisar, entre otras cosas, las necesidades reales de la diócesis en orden a la actividad catequética.

b.      Elaborar un programa de acción[3] que señale objetivos claros, proponga orientaciones e indique acciones concretas.

c.       Promover y formar a los catequistas. A este propósito se crearán los Centros que se juzguen más oportunos.[4]

d.      Elaborar o, al menos, señalar a las parroquias y catequistas los instrumentos que sean necesarios para el trabajo catequético: catecismos, directorios, programas para las diversas edades, guías para catequistas, materiales para uso de los catequizandos, medios audiovisuales…[5]

e.       Impulsar y promover las instituciones específicamente catequéticas de la diócesis (catecumenado bautismal, catequesis parroquial, equipo de responsables de catequesis…) que son como “ las células fundamentales” [6] de la acción catequética.

f.        Cuidar especialmente de la mejora de los recursos personales y materiales tanto en el nivel diocesano como en el nivel arciprestal o parroquial.[7]

g.      Colaborar con el Secretariado para la Liturgia, considerando la especial relevancia de esta para la catequesis, en particular, en lo que concierne a la iniciación y al catecumenado. (DGC 266)

Para realizar estas tareas el Secretariado de catequesis debe contar con “un grupo de personas dotadas de competencia específica. La amplitud y variedad de las cuestiones que tratar postulan la distribución de responsabilidades entre varias personas verdaderamente especialistas”.[8] Conviene que este servicio diocesano esté integrado, ordinariamente, por sacerdotes, religiosos y laicos. La catequesis es una acción tan fundamental en la vida de una Iglesia particular que “ ninguna diócesis puede carecer de Secretariado de catequesis propio ” [9] (DGC 267)

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s