CONCLUSIONES y PRIORIDADES DEL CONGRESO REGIONAL BUENOS AIRES 2011

CONCLUSIONES DEL CONGRESO REGIONAL BUENOS AIRES 2011

Este es un resumen de las conclusiones que se extrajeron de las distintas comisiones del Congreso Regional Buenos Aires, realizado el 20 y 21 de Agosto en Avellaneda  del cual participaron las 12 diócesis que componen la Región Buenos Aires. 

Esperamos que con la visión y el aporte de las distintas comunidades, con diferentes realidades de vida, encontremos un camino actualizado de comprensión para que la Palabra de Vida llegue mejor al corazón de todos.

Con el aporte de las distintas comisiones, estas son las conclusiones;

Hemos tratado de unificar criterios para la evaluación de la catequesis en la IC y el ICP.

Es importante salir al encuentro de las familias, asumiendo la responsabilidad en comunidad. Para esto necesitamos una formación permanente de todos los catequistas, los que estamos y los nuevos que se integran, cultivar la hermandad entre los catequistas y la comunidad y fomentar los grupos de perseverancia. Seria interesante que la diócesis tenga una misma pastoral de conjunto y un apoyo pleno y en forma constante de la comunidad parroquial.

Como un aporte concreto pensamos que se pueden;

1)      Formación ;

  • Realizar escuelas de oficio y talleres para el desarrollo personal en la etapa post IC.
  • Salir casa por casa a misionar, invitando a las familias a continuar en vinculo iglesia-familia.
  • Acompañar a los fieles después de los sacramentos.
  • Pastorear desde la escucha.
  • Reuniones de catequistas informativas-formativas a pedido y con presencia así sea pocos minutos,  del párroco para lograr más participación.
  • Que nos convoquen a congreso porque los frutos que da los queremos para todos, queremos contagiar ganas de comprometerse.
  • Unificar criterios diocesanos y regionales.

2)      Niños  ;

Sería interesante enfocar un trabajo en conjunto de  los agentes pastorales en la IC (sacerdotes , obispos , catequistas , congregaciones religiosas , representantes legales, movimientos , escuelas ) con proyectos en todos los niveles , para que los niños logren un verdadero encuentro con Jesús , descubriéndolo en la escucha y la aceptación del otro y así llegar a un perseverante seguimiento de Cristo .

Es importante trabajar en conjunto con toda la pastoral de la Iglesia y tratando de; aprovechar el momento en que las familias se acercan a pedir el bautismo, buscar creativamente desde la catequesis que las familias se acerquen, reforzar y dar mayor participación a los distintos grupos y  pequeñas

Comunidades: Scouts, infancia misionera, movimientos, etc.

Sera  necesaria una unidad de criterios en cuanto a la aceptación de las distintas realidades de la sociedad actual para poder acompañar en un ICP, aspirando siempre a una comunidad de familias.

Debemos reevangelizar a los adultos para que puedan acompañar a los hijos desde el bautismo. Esto lo lograremos con una verdadera pedagogía de acompañamiento desde la comunidad, con un proyecto pastoral, parroquial y diocesano en sintonía uno con otro y en constante revisión y evaluación según los signos de los tiempos, con espacios de dialogo fraterno que generen  vínculos de acción y colaboración misionera.

En lo relativo al ICP en la escuela, es necesario elaborar un proyecto que acompañe al niño en su crecimiento en la fe, con una integración parroquia, escuela, familia, con un acompañamiento en los distintos niveles sociales, en las nuevas uniones matrimoniales y teniendo como meta el encuentro de todos en el amor de Jesús.

3)      Personas con capacidades diferentes

Las personas con capacidades diferentes deberían sentirse integradas y recibir una catequesis simple, sencilla, adaptada a la realidad de cada uno, con apertura a sus necesidades, integrado a las celebraciones litúrgicas y trabajando en distintos grupos misioneros.

Deberían poder elegir su parroquia y no deambular por donde los reciban para hacer su ICP.

Para ello es necesaria una apertura y formación de catequistas y también de sacerdotes y diáconos ya desde el seminario. Podrían incorporarse interpretes en las misas (lenguaje de señas) y ministros extraordinarios de la comunión con capacidades diferentes.

Las parroquias deberían estar preparadas arquitectónicamente para recibirlos. Todos los agentes de pastoral deberían involucrarse en los proyectos, venciendo la inercia y el miedo y acercando a las familias.

4)      Adolescentes y jóvenes

Para que haya ICP es necesario vivir y gestar comunión en las distintas realidades, conformando espacios de contención atractivos para los jóvenes, acompañándoles y orientándolos.

Para ello debemos abrirnos a la realidad de cada parroquia para reconocer grupos desde donde pueda realizarse un proceso de crecimiento en la fe. Es necesario respetar el proceso personal de cada uno y acompañarlo para que llegado el momento, pueda optar libremente por Jesús y la vida comunitaria y en ella celebrar los sacramentos.

Es muy importante armar  un proyecto, asegurando la continuación de líderes jóvenes y su formación, con la capacidad de generar expectativas de sorpresa y asombro.

Para esto debemos replantearnos el modo de como anunciamos la Buena Noticia, para que sea un mensaje que este conectado con la vida misma de los jóvenes, ofreciéndoles variedad de grupos y gradualidad en el proceso de catequesis y en la participación de las celebraciones litúrgicas. Es necesario renovar la formación de catequistas desde la conversión pastoral y desde el conocimiento de la realidad adolescente , con una fuerte espiritualidad y pasar de una iglesia que espera a los jóvenes a una iglesia  que sale a buscarlos , proponiéndoles espacios y acciones diferentes desde los carismas expresiones artísticas , misiones , solidaridad, partiendo desde su cultura para encontrar a Cristo.

Tendremos éxito si hacemos un trabajo en conjunto con organismos con capacidad de convocar, Vicaria, Jurec, Junta, realizando un camino compartido y a nivel regional para tener un espacio de reflexión y discernimiento de la pastoral educativa.

Seria importante tener objetivos claros y comunes por diócesis y mejor aun si la comunidad se reúne para proponer acciones y alternativas nuevas en eventos públicos donde los chicos valoren y expongan sus dones y transmitan a otros lo aprendido. También deberíamos lograr que ellos tengan intimidad para que entre pares hablen profundamente de lo cotidiano y se acompañen, incentivándolos a ser transformadores de su propia realidad. Debe ser reforzado que el catequista es el primer testigo de Cristo y del Amor de Dios.

5)      Adultos

En el  ICP  es imprescindible una renovación de la formación de los agentes pastorales para poder transmitir el mensaje con entusiasmo. Si estamos atentos a nuestras capacidades y a la fortaleza que nos da Dios, podremos conocer y acompañar al hombre de hoy, en clave de compasión,  con un seguimiento de los catecúmenos después de los sacramentos, escuchando al otro que se acerca con todas sus vivencias de persona adulta y, partiendo de su experiencia, crear vínculos entre las distintas áreas pastorales, con un mismo criterio, involucrándonos con la historia de vida del adulto.

Debemos abrir espacios, generar grupos, talleres, juegos, deportes, convocar a reuniones de reflexión, de cine-debate, etc.  Rezando y confiando en la providencia y en el Amor de Dios que sabrá guiarnos con su Misericordia.

6)      Formación de Catequistas

Se hace imprescindible formar al catequista en forma integral, iluminando desde Cristo y abarcando el conocimiento y contacto de la realidad en que va a catequizar. Esta formación debe estar siempre dentro de los lineamientos de la iglesia amasados con la realidad.

También con una formación tecnológica para poder utilizar los elementos que se ofrecen en internet para formarse y para seguir acompañando a los catecúmenos a través de este medio. Necesitamos contar con el acompañamiento de cada pastor diocesano de cada comunidad y también humanizar los vínculos a través de espacios de experiencia y comunión eclesial.

7)      Iglesia

La iglesia debe ser abierta, un lugar donde todos nos sintamos esperados, escuchados, amados, sin excluidos, donde encontremos una acogida alegre y cordial que potencie los vínculos. Debemos conocer las costumbres, temores, esperanzas para poder reconocer la vida como camino hacia Cristo, encarnándonos en la realidad, revisando las estructuras eclesiales para que se puedan adaptar a esa realidad (considerando los separados en segunda unión, parejas homosexuales, convictos y ex convictos, etc.)

Es importante promover actividades y encuentros de círculos bíblicos, lectura orante de la Palabra, invitando  a los fieles a la participación con lo que cada uno tenga y pueda dar y hacer.

Bajar en DOC:  CONCLUSIONES DEL CONGRESO REGIONAL BUENOS AIRES 2012 (1)

Las prioridades que se destacaron en cada comisión del Congreso Regional Buenos Aires de Catequesis en 2011.

1)      Formación de catequesis para la IC y el ICP.

  • Unificar criterios
  • Salir al Encuentro
  • Asumir la responsabilidad en comunidad
  • Buscar la Manera que toda la comunidad sea parte.
  • Salir al encuentro de las familias. Visitar Hogares. Invitar personalmente de una o dos mamas para darles alguna participación concreta.
  • Formación de los catequistas de todos los catequistas, los que ya estamos y los nuevos que se integran.
  • Salir en la búsqueda e involucrarse con la familia.
  • Cultivar la Hermandad entro los catequistas y la comunidad
  • Fomentar los grupos de perseverancia (jóvenes, movimientos, etc.)
  • Que la diócesis tenga una misma pastoral de conjunto.
  • Apoyo pleno y en forma constante de la comunidad parroquial a la IC
  • Formación permanente del catequista
  • Identificarse más con el otro.
  • Realizar escuelas de oficios y talleres para el desarrollo personal en la etapa post IC.
  • Salir casa por casa a misionar, invitando a las familias a continuar en vinculo iglesia – familia.
  • Acompañar a los fieles después de los sacramentos y a los que los recibieron aun.
  • Pastorear desde la escucha.
  • Reuniones de catequistas informativas –formativas a pedido y con presencia así sea pocos minutos del párroco para lograr mas participación.
  • Que nos convoquen a congreso porque los frutos que da los queremos para todos. queremos contagiar ganas de comprometerse
  • Contener en grupos de perseverancia.
  • Trabajar en comunión
  • Unificar criterios diocesanos y regionales

2)      La IC Y LA ICP de niños en la ciudad

  • Encarnar la respuesta de la IC. Asumir la responsabilidad.
  • Formación en conjunto de los agentes pastorales en la IC (sacerdotes, obispos, catequistas, congregaciones religiosas, representantes legales, movimientos etc.)
  • Salir en la búsqueda de las familias. Tener apertura para recibir distintas realidades sociales.
  • Unidad de criterios pastorales dentro de cada diócesis.
  • Reevangelizar a los adultos para acompañar a los hijos desde el bautismo.
  • Pedagogía de acompañamiento desde la comunidad para todas,  en especial adultos para que puedan acompañar a los chicos, buscando un proyecto familiar comunitario y así aspirar a una comunidad de familias.
  • Salir a buscar a los chicos, invitación en las escuelas, en la salida de los colegios, convocar por medios actuales.
  • Que las inscripciones las reciban los catequistas.
  • En el caso de IC con padres , hacer retiro  para los padres
  • Dar IC aun sin los padres ( es un derecho )
  • Tener un proyecto pastoral, parroquial y diocesano en sintonía uno con otro y en constante revisión y evaluación según los signos de los tiempos.
  • Propiciar espacios de dialogo fraterno en toda la comunidad parroquial para generar vínculos de acción y colaboración misionera.
  • Ser una parroquia misionera.
  • Trabajar en conjunto con toda la pastoral de la iglesia
  • Buscar creativamente desde la catequesis para que las familias se acerquen
  • Aprovechar el momento en las familiar se acercan a pedir bautismo.
  • Reforzar y dar mayor participación a los distintos grupos o pequeñas comunidades: movimientos, scout, infancia misionera, acción católica, etc.
  • Unidad de criterios en cuanto a la aceptación de las distintas realidades de la sociedad actual para poder acompañar en un ICP
  • Formación integral y comunitaria que nos renueve en el amor y el seguimiento de cristo para concientizar de la responsabilidad como bautizados.
  • Capacidad de escucha y aceptación del otro
  • Cultivar la espiritualidad del catequista de toda la comunidad
  • Evangelizar en lo cotidiano, ser catequista siempre, dar testimonio.

3)      LA IC y el ICP de niños en la escuela

  • Formular un proyecto educativo como encuadre de la vida de la comunidad y que la comunidad viva este proyecto.
  • No hablar de la catequesis como materia.
  • Comunicación entre catequista y resto de la comunidad educativa.
  • Que la catequesis que recibe un niño en la escuela llegue a las familias.
  • Integración parroquia –escuela
  • Elaborar un proyecto donde se establezca un ICP que acompañe al niño en su crecimiento en la Fe.
  • Hacerlos sentir parte
  • Colegio-parroquia unidos con proyectos , todos los niveles
  • Colegio y parroquias que trabajen unidos con las nuevas uniones matrimoniales.
  • Acompañamiento directo entre escuela y parroquia en los distintos niveles sociales que integran la comunidad ( inmigrantes )
  • Formación de catequistas.
  • Que la escucha de las necesidades tenga respuesta a través de la palabra.
  • Acompañar con el ejemplo y la palabra que el niño se encuentre con Jesús, encontrando su sentido de vida.

 

4)      La IC y el ICP de adolescentes y jóvenes en barrios empobrecidos.

  • Objetivos claros y comunes por diócesis y mejor si es   por   región.
  • Salir del encierro y misionar
  • Ser auténticos.
  • Escuchar las inquietudes de los chicos, sus necesidades, reconocer sus dones y virtudes para formar un grupo coherente con esas personas.
  • Que la comunidad se reúna para proponer
  • Hacer eventos públicos donde los chicos valoren y expongan sus dones y transmitan a otros lo aprendido en distintos talleres.
  • Ir personalmente a invitar a los chicos del barrio.
  • Alternativas para los jóvenes.
  • Lograr intimidad para que entre pares hablen profundamente de lo cotidiano y se acompañen.
  • Hacerlos sentir parte
  • Apertura y acompañamiento
  • Escucha y oración
  • El catequista es el primer testigo de cristo y del amor de dios , esto debe ser reforzado
  • Salir a buscar a los chicos. movilizarse. exponerles las alternativas que propone la iglesia
  • Promover la iniciativa en los chicos, incentivarlos a ser transformadores de su propia realidad.

5)      LA IC y el ICP de adolescentes y jóvenes en la ciudad

  • Para que haya ICP tiene que haber comunidad, vivir y gestar comunión en las distintas realidades.
  • Buscar que el proceso de C.P acompañe cada etapa de la vida de los chicos, con creatividad y dándoles espacios.
  • Abrirnos de la realidad de la propia parroquia para reconocer grupos, movimientos, desde donde puedan realizar un proceso de crecimiento en la fe.
  • Confiar más en los chicos y sus posibilidades.
  • Acompañarlos mas y orientarlos
  • Ayudarnos entre los catequistas para crecer.
  • Previo a todo generar una comunidad para realizar la IC como parte del ICP
  • Conformar espacios de contención atractivos para los jóvenes
  • Respetar el proceso personal de cada uno y acompañar para que llegado el memento pueda optar libremente por Jesús, la vida comunitaria y en ella celebrar los sacramentos.
  • Armar un proyecto para los jóvenes , asegurando la continuación de lideres jóvenes y su formación
  • Tener la capacidad de generar espectativas  de sorpresa y asombro
  • Replantearse el modo de como anunciamos la buena noticia. que sea un mensaje que este conectado con la vida misma de los jóvenes
  • Renovar la formación de catequistas desde la conversión pastoral y desde el conocimiento de la realidad adolescente, desde una fuerte espiritualidad.
  • Generar un itinerio permanente abarcando todas las etapas de la vida, generando servicios pero también haciendo un autentico proceso evangelizador donde la clave es el encuentro con Jesús.
  • Ofrecer a los chicos variedad de grupos.
  • Que toda la comunidad sea catequista
  • Pasar de una iglesia que espera a los jóvenes a una iglesia que sale a buscarlos.
  • Gradualidad en el proceso de catequesis y en la participación de las celebraciones litúrgicas.
  • Revisar esos imaginarios que nosotros tenemos de los jóvenes comunitariamente

(Conocerlos y valorizarlos).

  • Proveer experiencias puntuales
  • Planes de acción.

6)       La IC y el ICP de adolescentes y jóvenes en la secundari

  • Proponer a los jóvenes espacios y acciones diferentes desde los carismas, expresión artística, misión, solidaridad, vivencial desde su cultura para encontrar  a cristo.
  • Tener propios itinerarios según la escuela planteada como proceso que no dependa de las personas, asumido como institución, teniendo en cuenta las necesidades y respetando procesos.
  • Tener un trabajo en conjunto con organismos con capacidad de poder convocar: Vicaria, Jurec, Junta, realizando un camino compartido.
  • Trabajar a nivel regional para tener un espacio de reflexión y discernimiento de la pastoral educativa como fueron los congresos nacionales de pastorales educativas.
  • Sugerir que se trabaje en clase pastoral, recordando el valor pastoral de la evangelización de los colegios.

7)      LA IC Y el ICP de personas con capacidades diferentes.

  • Apertura y formación de sacerdotes y diáconos desde el seminario y escuelas diaconales. También formación de catequistas.
  • Que se incorporen intérpretes (lengua en señas) en la misa y ministros extraordinarios de la comunión con capacidades diferentes.
  • Jóvenes con discapacidad integrados a la misa y trabajando en distintos grupos misioneros, catequistas.
  • Hacer una catequesis misionera , visitarlos en el Hospital y hacer ICP
  • Poder elegir su parroquia y no deambular por donde los reciban para hacer ICP
  • Que estén preparadas arquitectónicamente para recibirlos ( las parroquias )
  • Involucrarse a todos los agentes de pastoral en los proyectos.
  • Catequesis simple, sencilla, adapta a la realidad de cada uno.
  • Vencer la inercia y el miedo.
  • Apertura  a sus necesidades
  • Acercar a las familias
  • Dar catequesis en otros ámbitos.

8)       La IC y el ICP de adultos

  • Estar atentos a nuestras capacidades como personas para ponerlas al servicio de la comunidad.
  • Animarse y ser creativo
  • Gesto misionero en lo cotidiano
  • Generar espacios sin condicionamientos y sin prejuicios
  • Invitar, convocar e ir viendo cuales son las necesidades.
  • Abrir espacios, generar grupos, talleres de manualidades, juegos, deporte, que cada uno tengo su lugar.
  • Convocar a por ef. Cenas para hombres o reuniones de otro tipo, cine debate reflexión.
  • Rezar y confiar en la providencia.
  • Formación , espacios de discernimiento
  • Escucha generosa y humilde
  • Entrega con audacia
  • Amor
  • Entrega
  • Fidelidad
  • Adoración y oración
  • Conocer y acompañar al hombre de hoy , en clave de compasión
  • Metodología kerigmatica
  • Formar agentes y comunidad presente para transmitir  el mensaje de la renovación de la catequesis en iniciación cristiana e ICP. transmitirlo con entusiasmo
  • Salir de la parroquia
  • Seguimiento después de los sacramentos.
  • Escuchar al otro que se acerca con todas sus vivencias de persona adulta y partir de su experiencia.
  • Crear vínculos entre las distintas áreas pastorales con un mismo criterio
  • Formación  espiritual de sacerdotes y catequistas en estilo catecumenal.
  • La comunidad catequística es la primera que tiene que convertirse a este nuevo estilo vincular de Jesús que está cerca y acompaña gratuitamente a las ovejas.
  • Involucrarse con la historia de vida del adulto.

9)      Formación de Catequistas para la IC y el ICP

  • Formación con los lineamientos de la iglesia amasados con la realidad
  • Formar catequistas discípulos-misioneros y crear en las comunidades espacios para la diaconía dentro del proceso ICP.
  • Incluir la formación tecnológica para utilizar los elementos que se ofrecen en internet para formarse y para seguir acompañando a través de este medio a los catecúmenos en el ICP.
  • A los pastores , les pedimos una opción responsable para caminar juntos la IC y el ICP
  • Revisar o reformular la espiritualidad del catequista, como ser discípulo que acompaña a un hermano para ser discípulo.
  • Promover el ministerio de la escucha especialmente para los agentes de pastoral, prioritariamente para guías y formadores.
  • Rescatar la conciencia de discípulos y misioneros de Jesús como formadores.
  • Que la formación no sea destinada únicamente para los sacramentos y necesaria e inclusiva a todos los grupos de la iglesia.
  • No tener miedo a salir a buscar las 99 ovejas y no quedarnos conforme en nuestro grupo con la única que tenemos.
  • Replantear la formación del catequista como iniciador y no en función de transmisor.
  • Escucha- dialogo.
  • Instalar el tema de la iniciación cristiana dentro de un itinerario de formación permanente en la formación de catequistas.
  • Acompañar a los catequistas para que realicen un discernimiento de su vocación dentro de la dimensión comunitaria, descubriendo su pertenencia a ella.
  • Formar el catequista en forma integral, iluminando desde Cristo: su persona, su entorno, su realidad.
  • Inclusión de la materia catequética en la formación de consagrados.
  • Humanizar los vínculos a través de espacios de experiencia y comunión eclesial.
  • Cambio de mirada en el perfil del formador de catequista que responda a este proceso.
  • Que la formación integral del catequista abarque el conocimiento y contacto de la realidad en que va a catequizar.
  • Contar con el acompañamiento de cada pastor  diocesano de cada comunidad.

10)   La parroquia , lugar de la iniciación cristiana , animadora del ICP

  • Acogida, alegre y cordial que potencie los vínculos.
  • Que el catequista se familiarice con la palabra
  • Opción clara en el acompañamiento de los adultos.
  • Desarrollar y promover la renovación de la parroquia.
  • La persona del catequista
  • Acción de la catequesis
  • Ser una iglesia abierta, donde todos nos sintamos esperados, escuchados, amados, importantes que no haya excluidos.
  • Conocer las dicciones , costumbres , temores para reconocer la vida como camino hacia cristo , encarnándonos en cada realidad
  • A la luz de cristo revisar las estructuras eclesiales para que se puedan concretar las anteriores (separados en segunda unión, parejas homosexuales, convictas y ex convictas, etc.)
  • ICP con estilo catecumenal pre bautismal y post bautismal ( gradual y permanente )
  • La propuesta catequística debe contemplar la doctrina social de la iglesia ayudando al hombre a descubrir su dignidad.
  • Priorizar ámbito ( medios ,c colegios , comunidad parroquial , liturgia , misión permanente )
  • Priorizar agentes ( formación permanente )
  • Priorizar acción ( presencia y acompañamiento de dolor , ministerio de la escucha , multiplicar pastorales , propuestas para adultos jóvenes )
  • Descubrir la figura del mistagogo en las comunidades en el acompañamiento para el ICP
  • Promover actividades y encuentros de círculos bíblicos , lectura orante de la palabra
  • Invitar a la participación con lo que cada uno tenga y pueda dar y hacer.

Para bajar en DOC: PRIORIDADES CONGRESO REGIONAL BUENOS AIRES (2)

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s